LA TOMA DE POSESION DE BUKELE

La Dualidad de la Toma de Posesión por Carlos Araujo

Los capitalinos amanecieron el lunes 13 de mayo de 2019, con el vaivén de movimiento alrededor del Centro Histórico, junto a la sorpresa que las calles estarían cerradas durante los próximos 20 días, debido a los preparativos de la toma de posesión del presidente electo Nayib Bukele el 1 de junio de 2019.

La dualidad de opiniones que generan los actos preparativos de toma de posesión frente a Palacio Nacional en la población, solo se aúna la creciente crispación de puntos de vista que se ha ido fraguando durante los últimos años.

Nayib Bukele converge su toma de posesión junto al lugar emblema y el cual le ganó adeptos y catapultó a ser elegido como presidente de El Salvador, el Centro Histórico de San Salvador.

El tráfico vehicular ha sido siempre un problema mayor en la Gran San Salvador, agregando días de tráfico pesado por el cierre de calles, solo aumenta el descontento por la eficacia y la fluidez de los vehículos por el centro.

Ahora bien, Nayib Bukele y su equipo de transición prefieren utilizar el bastión político que representa el Centro Histórico, a ponderar los beneficios de los ciudadanos que utilizan el tráfico vial. La decisión está tomada y los capitalinos solo deben asentar ante los preparativos.

¿A qué costó debería de hacerse esta toma de posesión? Los rumores indicaban que los costos redondeaban un millón de dólares. Cantidad que fue confirmada el 30 de abril por la Asamblea Legislativa. Una cantidad significativa para un país que necesita implementar prosperidad para poder sostenerse.

Las redes sociales fueron la zona para expresar descontentos y aprobaciones. Los seguidores del presidente electo aplaudieron, aprobaron y ensalzaron la decisión de montar tarima con madera y así proceder al acto de toma de posesión para darle un ambiente más único.

Los detractores señalaron que el presidente electo, dañaba el medioambiente al utilizar madera y no se percataba de la situación del país y que prefería cumplir ciertos gustos. Además, hacían hincapié en el hecho que hay tarimas de metal que son montables más rápidamente que las de madera.

Los desencuentros que las redes sociales evidencian son aún más ruidosos en la clase política, la cual tiene desencuentros seguidos con el presidente electo y su equipo de transición.

Dado el caso que Nayib Bukele dio órdenes a su equipo de cortar contactos con el Gobierno, rematando el hecho con la ausencia del equipo de transición en una reunión programada para el uno de abril.

La tensión que generan los personajes políticos solo mina y abona a la tensión que propaga entre sus seguidores y detractores en redes sociales. La dualidad de opiniones que se observan solo imparte aún más distancia de puntos de encuentros y debilita puentes entre los hermanos salvadoreños.

Un protocolo democrático como lo es una toma de posesión se ha convertido en la manzana de la discordia, señalando si los materiales de uso son dañinos para el medio ambiente o si la idea es totalmente plausible. Si la toma de posesión es preparada irresponsablemente o si deben las instituciones y equipos encargados estar en constante comunicación.

Apenas el nuevo gobierno da pasos para comenzar su gestión y la dualidad de opiniones se ahonda, ensancha y se vuelve aún más escabrosa.

Comments

comments