LOS MISERABLES DE SIEMPRE

Siempre quise ver la película “Los Miserables,” basada en la novela escrita por Victor Hugo en 1862 y en el musical homónimo de Alain Boublil y Claude-Michel Schönberg.

Llegó la película a mis manos y de inmediato la coloqué sin perder tiempo en el VHS.

Los personajes, sus actuaciones y acciones me parecieron familiares, el ambiente, el medio y las circunstancias todas eran semejantes a los que narraba la obra y por supuesto lo actuado en la película.

En el desarrollo del drama se encuentran policías, políticos, prostitutas, niños abandonados, rufianes, sacerdotes, locos poderosos y poderosos locos.

Víctor Hugo, tal vez no se imaginó que después de siglos y en diferentes partes del mundo los estragos de la miseria, la crueldad y la ingratitud de la raza humana fuera tan poderosa que como el cáncer invadió al mundo y que su novela se pierde en el tiempo, por el contrario el drama se mantiene intacto, el drama que los miserables causan a los desdichados.

“Cuenta la historia de Jean Valjean, ex convicto que se convierte en el alcalde de una aldea en Francia. Tras ser expuesto, Valjean acepta tomar el cuidado de Cosette, la hija ilegítima de la agonizante Fantine, pero, como un fugitivo, debe a la vez evitar ser capturado por el inspector de policía Javert”.

El policía obsesionado, casi al borde de la locura persigue a Jean Valjean.

El perseguido vive muchos años la pesadilla de no poder saborear la libertad. Siempre escapando, siempre a escondidas miserablemente y miserablemente lo persigue su verdugo.

You must be logged in to post a comment Login