Nadie quiere vivir en la casa “endemoniada”

demonio_1

Nadie quiere vivir en la casa “endemoniada”

Han pasado unos días desde que Julia Esmeralda Mendoza, de 37 años, “poseída por el demonio” mató a su hija de 6 e hirió a los otros dos niños de 8 y 3 años de edad, sin embargo, un grupo de evangélicos llegó ayer a la vivienda en donde ocurrieron los hechos y oraron para sacar al demonio de la propiedad.

Según la publicación del diario1.com,  todo sucedió ante la presencia de policías y soldados quienes brindaron seguridad a los habitantes, momentos que aprovechó el esposo de la asesina, para pedirle a sus amigos y parientes que le ayudaran a ingresar a la vivienda para sacar la cosecha de maíz que estaba dentro, porque el resto de cosas serán quemadas.

 “No toquen nada ni saquen nada. Solo el maíz de la cosecha”, les ordenaba José Rafael Elías a quienes le ayudaban.

De acuerdo con Elías, la casa fue construida hace 25 años y pertenece a la familia, siempre ha estado alquilada, aunque los inquilinos no se quedan por mucho tiempo por temor a presencias diabólicas o hechos extraños.

Además, dijo que ante las tragedias ocurridas en ese lugar, incluyendo esta última, los propietarios de la casa quieren demolerla.

Asimismo, solicitaron a las autoridades ayuda psicológica para los habitantes del cantón La Zarcera y la colaboración de un experto en fenómenos paranormales para “sacar al demonio de su comunidad”, consigna diario1.com.