SALVADOREÑOS COMEN CARNE DE CABALLO

En la madrugada de este día la Fiscalía General de la República (FGR) y la policía nacional civil (PNC) desmantelaron un rastro clandestino en la localidad de San Rafael Obrajuelo, en el departamento de La Paz, evitando así de que los salvadoreños sigan comiendo carne de caballo.

Según investigaciones el dinero recaudado del comercio de la carne de los semovientes iría dirigido para financiar a las pandillas que dominan la zona.